Ahorro

Cómo ahorrar dinero

Como-ahorrar-dinero

En este extenso artículo te presentamos algunos consejos prácticos y muy útiles para que sepas cómo ahorrar dinero de manera constante. Si los sigues, podrás ahorrar cientos de euros al año.

Imponer una mayor ortodoxia económica en el presupuesto familiar implica además, y como beneficio adicional, aumentar el respeto por el medioambiente. Como comprobarás, el ahorro de dinero pasa, muchas veces, por una concienciación no solo económica, sino también medioambiental. Es precisamente la necesidad de reducir los costes la razón de que ahora tenga más sentido que nunca seguir un estilo de vida respetuoso con la naturaleza: reducir las emisiones de energía y residuos que uno mismo genera afectará positivamente tanto al bolsillo (en forma de grandes ahorros) como a la sostenibilidad.

Cómo ahorrar dinero: 12 consejos prácticos de ahorro diario

Vamos a explicarte en 12 consejos muy claros cómo reducir y reutilizar los recursos disponibles en la vida cotidiana, al tiempo que reduces tanto tu huella de emisiones contaminantes como tu presupuesto. Eso sí: cuánto quieres o necesitas ahorrar son factores que dependerán de ti mismo.

AHORRA DINERO CON EL TRANSPORTE

Ir a trabajar en tu propio coche no es sólo una causa importante de contaminación atmosférica que contribuye al cambio climático. Se calcula que en los países más avanzados, como promedio,  un coche cuesta en combustible, mantenimiento, ruedas, permisos de circulación, seguros, préstamos para compra y gastos de amortización alrededor de 7.000 euros al año para un modelo de sedán convencional.

Conducir menos tiene sus evidentes beneficios para el planeta (menos emisiones de gases de efecto invernadero) y para la economía familiar, especialmente cuando el precio del combustible supera felizmente la media de los últimos años, a pesar de la reciente disminución en el precio relativo del barril de petróleo.


CONSEJO 1: CAMBIA A LAS 2 RUEDAS PARA LOS VIAJES CERCA DE TU CASA

  • Para los viajes inferiores a 7 kilómetros la bicicleta es un excelente medio de transporte. En la mayor parte de las ciudades, el 40% de viajes urbanos son de 3 kilómetros o menos. Uno puede empezar a hacer estos viajes rutinarios a la tienda o al gimnasio con su bicicleta. Al final, son los viajes cortos en coche (parando la marcha y volviendo a arrancar, utilizando el embrague más de lo deseado…) los que llevan a un consumo exagerado de combustible.

Puedes establecer un mapa de los alrededores para asegurarte de usar rutas seguras, agradable y rápidas. Antes de coger la bicicleta, es aconsejable planificar la ruta que deseas utilizar. Es posible planificar en detalle usando aplicaciones de mapas online (Google Maps, Yahoo! Maps, Microsoft Live Maps) o en aplicaciones como Google Earth o Microsoft Virtual Earth, de descarga gratuita.

Ahorro anual: alrededor de 600 €.

  • Para viajes superiores a 7 kilómetros. Miles de personas en Occidente hacen el viaje que los separa del trabajo (muchas veces decenas de kilómetros) en bicicleta o combinando la bicicleta con otro medio de transporte público. En ciudades como Barcelona, París o Lyon han sido instalado con éxito plataformas públicas de alquiler de bicicletas, que utilizan diariamente miles de personas, a menudo en conjunción con otros medios de transporte como el tren o el metro.

No es necesario adoptar esta medida como algo fijo o necesario. Si tu entorno lo permite, puedes simplemente ir a trabajar en bicicleta una o dos veces por semana. O tan sólo cuando el buen tiempo haga la experiencia agradable. Ten presente que han salido al mercado modelos de bicicletas plegables destinadas para este fin.

Ahorro anual: alrededor de 1.200 €.


CONSEJO 2: MEJORA LA EFICIENCIA DE CONSUMO DE COMBUSTIBLE

Puedes optar por cambiar a un vehículo híbrido, pero dados sus precios y el desarrollo en el que se encuentran, tal vez una solución mejor sea la de mejorar la eficiencia del consumo de combustible de tu coche actual.

Si tienes que conducir, puedes mejorar la eficiencia de tu coche simplemente cambiando la manera en que conduces.

  1. Conduce más despacio para alargar el uso de combustible. En un un modelo típico de turismo familiar, cada 15 km que se conducen a más de  100 km/h, es como si el precio del combustible (tanto para gasolina como para diesel) aumentara en 10 céntimos por litro. Y a medida que se aumenta la velocidad, el aumento del sobrecoste es exponencial.
  2. Evita la conducción brusca o agresiva, aprovechando la inercia del vehículo. Es el denominado método de ahorro: hypermiling.

Aquí tienes algunos trucos para aumentar la eficiencia en el consumo de tu coche:

  • Evitar excesivas revoluciones a través de un cambio que apure menos las marchas. Cambiar la marcha a 2.500 rpm (revoluciones por minuto) en los vehículos de gasolina y  a 2.000 rpm en los modelos diesel. Un coche que se conduce a 60 km/h en tercera velocidad utiliza 25% más combustible que si conduce a la misma velocidad con la cuarta marcha en su lugar.
  • A una velocidad constante tratar de hacer una aceleración suave y limitando el uso del freno. Es fácil de reducir la velocidad a través de la reducción de las marchas. Esto es especialmente aconsejable en las vías urbanas.
  • Mantenimiento: para el ahorro será suficiente con  inflar los neumáticos y verificar su presión según los datos del fabricante, así como hacerle al coche un mantenimiento integral y periódico (cambio de aceite, etc.).
  • Evitar tanto como sea posible la carga de dispositivos (teléfono móvil, iPod, etc.) en el coche.
  • Conducir con las ventanas cerradas y evitar conducir todo el año con el portaequipajes en el techo del coche (provoca una resistencia adicional al aire y aumenta considerablemente el consumo de combustible).

 


CONSEJO 3: COMPARTE COCHE

Sin duda, una buena idea es el compartir el coche con otras personas. Ya sea a través de conocidos, que os váis turnando, o servicios de terceros.

  • Servicios para compartir coche. Este artículo trata sobre el ahorro, de modo que obviaremos el debate de la legitimidad que tienen los servicios de transporte compartido. En los últimos tiempos han surgido servicios online que permiten que varios usuarios compartan un mismo transporte, lo cual, para el individuo, el ahorro general puede ser considerable. Imagina que puedes pasar todo el año usando este tipo de servicio. Dejas de ser propietario de un coche y te ahorras  mantenimiento, seguros, pérdida de valor relativo, necesidad de la renovación del carnet, ITV, etc, etc. Aunque tal vez quieras mantener tu coche, pero solo lo usarás para casos específicos, con un ahorro substancial.

Ahorro de dinero anual: alrededor de 6.500 €, (según un estudio realizado por AAA) cuando los usuarios del coche compartido gastan en este servicio y en promedio unos 450 euros al año, mientras que los propietarios de los coches pagan en torno a 7.000 euros.

  • Comparte tu propio coche. Es un método para reducir los gastos y aprovechar el espacio del coche, generalmente vacío, conocido como carpooling. Hay un número creciente de páginas web que te ayudarán a crear viajes compartidos. Algunos ofrecen servicios anónimos para la ruta elegida por el usuario, mientras que otros organizan el encuentro en determinados lugares y dependiendo de la demanda.

Ahorro anual de dinero : hasta 2,320 euros (según ABC News). Puedes calcularlo tú realizando un cálculo personalizado, dependiendo de la naturaleza del viaje y el número de personas que van a compartir vehículo.


CÓMO PUEDES AHORRAR DINERO CON LA COMIDA

Que se puede ahorrar con la comida todos los sabemos. Buscamos los mejores precios confiando en determinadas marcas tal vez menos publicitadas o con menos prestigio pero más baratas. Sin embargo, rara vez pensamos que la mejor manera de ahorrar dinero en comida no es tanto optar por la compra de productos más baratos (que también) sino la de cambiar directamente de hábitos alimenticios.


CONSEJO 4: CAMBIA DE HÁBITOS ALIMENTICIOS

No es necesario que te hagas vegetariano, pero un buen consejo es que practiques el flexitarismo siempre que lo consideres oportuno. Asimismo, puedes reducir el consumo de la carne roja y los productos lácteos. Las verduras son, en promedio, más baratas que la carne. En realidad, es complicado encontrar una carne más barata que cualquier verdura. Y si estás pensando en un sustitutivo de las proteinas que contienen las carnes y que no portan las verduras, muchas legumbres son ricas en proteínas y son también más baratas que cualquier carne.

Además, según un informe de la ONU, el sector ganadero mundial genera más emisiones de gases de efecto invernadero que el transporte. Si se opta por una dieta vegetariana o mixta, no solo ahorra tu bolsillo, sino que también contribuyes a mejorar el medioambiente. Para que te hagas una idea: optar por una dieta vegetariana es equivalente a conducir 12.800 kilómetros menos al año con tu coche en concepto de gasto e impacto medioambiental.

No somos defensores de la imposición alimentaria, y por eso, planteamos el vegetarismo como una opción recomendable, eso sí, que incide positivamente en el ahorro, en el medioambiente y en la salud. Pero incluso si no renunciamos a la carne, sustituir la carne roja y los derivados lácteos por el pollo, el pescado y las verduras podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero equivalentes a 1.600 kilómetros de conducción anual. Y dado el precio de la carne roja y de los productos lácteos, este cambio también reduce considerablemente el presupuesto en alimentos.

Y reducir drásticamente el consumo de la carne puede ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer y evitar el mal trance y el coste económico de los tratamientos médicos complicados.


CONSEJO 5: NO DESPERDICIAR COMIDA REDUCIENDO UN TERCIO EL PRESUPUESTO EN ALIMENTOS

Las sociedades de consumo tiramos a la basura, como media, alrededor de un tercio de la comida que compramos. Los costes medioambientales (combustibles fósiles, para los fertilizantes, pesticidas, transporte y tractores, además de agua) son enormes. Dejar de tirar comida en buen estado supondría retirar de la carretera de 1 a 5 coches… ¡Por ciudadano!

Estos son algunos consejos para comprar más con menos dinero y eliminar residuos innecesarios:

  • Planificar con antelación: crear menús y listas de compra y comprar en consecuencia.
  • Inventario: saber en todo momento lo que está en la nevera y la despensa y cuánto necesitas comprar.
  • Familiarízate con los datos que ofrecen las etiquetas de la comida y aprende a descartar aquellos productos que afectan directamente al medioambiente, al bolsillo y a la salud.
  • Consumir hasta: no comas productos después de la fecha indicada y sigue las instrucciones de almacenaje. Sin embargo, puedes comprobar si el alimento puede ser congelado para evitar su desperdicio.
  • Consumir preferentemente antes de: datos que se refieren a la calidad del producto en lugar de a la seguridad de su consumo. Los alimentos con una fecha de consumo recomendado son seguros de consumir más allá de la fecha de preferencia, aunque hayan dejado de tener propiedades óptimas para el consumo. Una excepción: los huevos. No consumas huevos después de la fecha de consumo preferente.
  • Prevenir el envejecimiento prematuro de los alimentos: muchos alimentos pueden ser simplemente refrigerados o congelados para prolongar su conservación.

Ahorro anual de dinero : alrededor de 600 euros para una familia media (con dos hijos).


CONSEJOS PARA QUE AHORRES DINERO AL COMPRAR ROPA

La sociedad de consumo en la que vivimos desecha grandes cantidades de ropa. Algunos estudios indican que las sociedades avanzadas se deshacen al año de alrededor de 30 kilogramos en ropa. También han aumentado nuestras necesidades de compra de pantalones, vestidos o chaquetas. Desde 1997 hasta la actualidad, la compra de ropa ha aumentado en más del 100 %.

Por poner un ejemplo: cada año se compran en Inglaterra 2 millones de toneladas de ropa cada año de las cuales, tres cuartos acaban en los vertederos. Tenemos un gran problema de residuos relacionado con un exceso de consumo.


CONSEJO 6: HAZ LA PROMESA DE NO COMPRAR ROPA EN 2… 4… 6 MESES

Una de las maneras más simples de poner fin a la costumbre de compra frívola es cortar súbitamente. En los últimos años, compradores de todo el mundo han dejado de comprar ropa nueva y, en cambio, compran ropa de segunda mano o hacen uso de la la ropa que tienen en el fondo del armario: camisetas que se convierten en ropa interior, pantalones de chándal que se convierten en faldas, camisas para los hombres que dan lugar a un vestido de novia, etc.

Evitar comprar ropa nueva no sólo reduce la cantidad de productos desechados y de productos químicos relacionados, sino que también puede traducirse en grandes ahorros.

Aquí van algunos consejos de cómo tener ropa nueva y de calidad sin necesidad de comprarla:

  • Compra ropa de segunda mano en tiendas, mercadillos o en sitios de Internet como eBay, sitios de anuncios clasificados, etc.
  • Organiza una fiesta de intercambio de ropa con los amigos.
  • Confecciona nuevos diseños con ropa vieja.

CONSEJO 7: SI OPTAS POR COMPRAR ROPA, ADOPTA UNA ACTITUD SLOW FASHION

La llamada moda lenta (Slow Fashion) se basa en un principio muy simple: en lugar de dedicar grandes sumas de dinero para satisfacer el impulso de comprar, se invierte más tiempo para comprar lo que realmente se necesita. Para evitar cometer errores, dos consejos:

  • Conócete mejor a ti mismo. Reconoce cuál es tu ADN de marca: qué piezas de ropa son aquellas con las que más te identificas, las que te suponen mayor comodidad, etc, más allá de la moda imperante, y podrás satisfacer mejor tus necesidades comprando menos.
  • Antes de comprar, estudia tu armario para determinar qué necesitas y qué piezas complementan mejor con tu colección de ropa.

AHORRA DINERO EN CASA CON ESTOS CONSEJOS

El hogar puede ser una fuente de derroche continuo debido a que las personas tendemos al caos energético: usamos incorrectamente los electrodomésticos, utilizamos más luz de la que necesitamos, pulsamos botones para paliar malestares que se pueden solucionar de modos menos costosos, etc. A continuación, te presentamos cuatro consejos que, seguidos a rajatabla, pueden suponer un ahorro de dinero muy significativo.


CONSEJO 8: REDUCE EL CONTROL SOBRE LA TEMPERATURA AMBIENTE

El control sobre el calor y el frío consume alrededor del 45% de la energía en el hogar. En vez de ajustar constantemente la temperatura con la llegada de las diferentes estaciones, lo primero que debes hacer, más simple y conveniente, es adaptar tu armario a la temperatura ambiente.

  • Baja la calefacción en Invierno: por cada grado que reduzcas el termostato, ahorras entre un 1% y un 3% de la factura energética. Si duermes en invierno con pijama  y ropa de cama adecuada, puedes aumentar hasta 4 grados el calor que siente tu cuerpo.
  • Utiliza ventiladores cuando sea necesario y evita el uso de aire acondicionado (o reduce tu dependencia): incluso con el aire acondicionado encendido, los ventiladores ayudan a circular el aire fresco de una manera más eficiente.
  • Programa el termostato con el fin de evitar el gasto de energía cuando dormimos o cuando no hay nadie en casa.

CONSEJO 9: DETECTA Y DESHAZTE DE LOS EQUIPOS QUE GASTAN MÁS ENERGÍA

Saber cuánto dinero estamos gastando cada mes (por eso hay que leer la factura eléctrica) nos ayudará a identificar el derroche. Existen dispositivos que miden el consumo de energía de los electrodomésticos para saber qué partes de la red tienen un excesivo gasto. Pero tampoco hace falta comprar un dispositivo para medir nuestros gastos. Podemos estudiar cuidadosamente ciertas zonas de la casa:

  • Calentador de agua: bajar el termostato y apagar el equipo cuando ante ausencias prolongadas puede ahorrar decenas de euros al año. Reducir la temperatura te permite ahorrar 20 euros si se trata de un calentador de gas y 40 euros si es eléctrico.
  • Refrigerador: asegúrate de que no se encuentra bajo la luz directa del sol o al lado de la estufa o el lavavajillas.
  • Lavadora: usa agua fría para lavar ropa. La fricción hace la mayor parte del trabajo de limpieza, no el calor.
  • Secadora: este es el segundo electrodoméstico que necesita más energía para rendir (después de la nevera). Reemplaza el dispositivo por un tendedero tradicional. Ahorrarás 55 euros al año.
  • Lavavajillas: enjuaga los platos en lugar de activar el ciclo de secado del lavavajillas.
  • Bombillas: sustituye las bombillas de luz incandescentes por bombillas de bajo consumo.
  • Ordenador: apagar el ordenador cuando no esté en uso.
  • Enchufes: conecta varios dispositivos electrónicos a los mismos enchufes y mediante ladrones con un solo interruptor de encencido, para que sea fácil apagar y encender el conjunto de dispositivos electrónicos en las estancias. De esta manera, evitarás el denominado consumo fantasma de electricidad. Otra opción es desconectar los aparatos que no estén en uso.

CONSEJO 10: PROMUEVE UN ENTORNO DISEÑADO PARA LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

Si el entorno de tu hogar lo permite, puedes diseñar un espacio que permita la eficiencia energética y que no resulte demasiado costoso. Según el Departamento de energía de los Estados Unidos, sólo tres árboles situados alrededor de una casa, pueden ahorrar entre 100 dólares (78 euros) y 250 dólares (185 euros) en calefacción y costes de enfriamiento. La inversión es mínima si uno está dispuesto a esperar a que crezcan: es posible comprar árboles de sombra por menos de 10 euros. Es cierto que no todo el mundo dispone de este espacio alrededor de la casa, pero si se dispone, vale la pena realizar esta pequeña inversión. Además, ver crecer un árbol es toda una experiencia, y su cuidado es una actividad plenamente satisfactoria.


CONSEJO 11: OPTIMIZA EL USO DE LOS PRODUCTOS DE LIMPIEZA

Gastamos alrededor de 400 euros en promedio para productos de limpieza al año. No solo es demasiado dinero por este tipo de productos, sino que además ponemos en riesgo nuestra propia salud y el medio ambiente. Productos de limpieza con componentes químicos no sólo contaminan los acuíferos y la vida animal, también degradan la calidad del aire y pueden causar cáncer, asma y otros problemas respiratorios, así como irritaciones de la piel. Ahí van unos consejos:

  • Crea tu propio producto para la limpieza: con algunos elementos básicos como el jabón de aceite vegetal, bicarbonato de sodio, sal, vinagre, aceite de oliva y limón, es posible limpiar toda la casa.  Es posible incluso lavarse el pelo y los dientes con bicarbonato.
  • Gasta menos jabón: te sorprenderá descubrir la poca cantidad de producto que necesitas para limpiar. Sólo se necesita una cuchara del plato de jabón para lavar un servicio completo de cena, o una cantidad de pasta dental del tamaño de un guisante para lavarse los dientes, contrariamente a lo que los anuncios de pasta de dientes muestran

CÓMO PUEDES AHORRAR DINERO EN TUS VACACIONES

En general, las vacaciones suelen ser uno de los momentos del año (junto a las Navidades) en el que nos permitimos ciertos derroches económicos para los que hemos estado ahorrando todos los meses. Y como esto lo hemos naturalizado, a veces ni siquiera nos planteamos la posibilidad de que la felicidad y la capacidad de desconectar de todo las tenemos a la vuelta de la esquina.


CONSEJO 12: TÓMATE UNAS VACACIONES CASERAS

En vez de gastar combustible y dinero, para volar o conducir en la época de vacaciones, puedes disfrutar de unas vacaciones en casa. Unas vacaciones en casa pueden suponer el (re)descubrimiento de tu entorno, a veces completamente desconocido. Aprovecha los lagos, la playa, las piscinas para bañarte; los museos, las pistas de tenis, los espacios para practicar deporte,  para hacer barbacoas, conciertos o cualquier actividad recreativa.

Existe la opción de permanecer literalmente en casa y preparar una barbacoa, cocinar platos de alta cocina, leer o utilizar la piscina de los vecinos. O, si optas por ir a dar un paseo o un viaje más allá del hogar, es fácil establecer un límite para el viaje, un tanque de combustible, un radio de 100 kilómetros, y así sucesivamente- y explorar de este modo los alrededores.


Aquí te hemos ofrecido 12 consejos que te indican cómo ahorrar dinero todos los meses. Pero recuerda que cualquier acción cotidiana que implica una forma de ahorro puede ayudar a reducir los gastos al final del año, por pequeña que sea. No se requieren sacrificios extraordinarios para convertirse en una persona con una conciencia ecológica y ahorrativa de la economía personal. Existen numerosas opciones, como adoptar pequeños gestos tales como optar por una dieta vegetariana una vez a la semana,  visitar a amigos y a familiares en bicicleta o en transporte público, etc. Esos pueden ser los primeros pasos para que, con el tiempo, te puedas sorprender a ti mismo habiendo cambiado tus hábitos de consumo habiéndote sumergido en un cambio más profundo que te permita ahorrar dinero en cada acto de tu vida.

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario