Ahorro

Cómo ahorrar con nuestro coche

Como-ahorrar-con-nuestro-coche

Ser propietario de un vehículo representa una serie de gastos. Comienza con la compra, pero obviamente no termina aquí. Hay que tener en cuenta los pagos frecuentes que conlleva tener un coche, como poner combustible o el propio mantenimiento.

Para empezar a ahorrar con nuestro coche, es importante seguir siempre los consejos de la conducción eficiente, especialmente aquel aspecto que recomienda circular en bajas revoluciones, pues favorece la disminución del consumo. Pero hay algunas cuestiones que pueden marcar la diferencia entre un gasto continuo de pequeñas reparaciones y desgaste de componentes o un uso eficaz de nuestro vehículo tanto como sea posible. Esto se reflejará en un ahorro en el medio o largo plazo que te compensará enormemente.

Cómo ahorrar con el mantenimiento de nuestro coche

En los detalles está la clave del ahorro. Es muy importante llevar a cabo un control periódico del vehículo para que no se nos escape nada. En el caso de los coches menos evolucionados, que siguen siendo una mayoría, debemos tener presente los detalles de mantenimiento anotados que el taller de nuestra confianza nos ha facilitado. Y seguir estrictamente la periocidad del mantenimiento acordado.

  • Neumáticos. Por ejemplo, es necesario siempre que lleves la presión indicada por el fabricante. Es importante recordar también que debe variar según las circunstancias. Por ejemplo, si estamos casi completamente vacíos o cargados en carretera. Unos neumáticos un poco más inflados de lo recomendable suponen un gasto innecesario de gasolina y mucho más inflados de lo normal, pueden suponer una pérdida considerable de estabilidad. En cualquier caso, la duración de los neumáticos, uno de los elementos más caros, durará y nuestros bolsillos lo agradecerán.
  • Control del combustible. Un control periódico de consumo de combustible es fundamental para localizar problemas relacionados con la mecánica. También en este caso los coches más avanzados facilitan dicho control, pues con los ordenadores de a bordo realizan el cálculo de manera autónoma. Si tienes que hacerlo manualmente, puedes hacer el cálculo de ajuste poniendo a cero el cuentaquilómetros cuando pongas gasolina. Calcularás cuántos kilómetros puede hacer tu coche con un depósito, multiplicando la cantidad de litros que has puesto por 100 y dividiendo el resultado por el número de kilómetros que hayas hecho, resultando el consumo promedio de 100 km. Repite esta operación y si observas cualquier variación sustancial en rutas regulares, tienes que llevar el coche al taller. Hay quienes creen que los combustibles premium mejoran el funcionamiento del motor. Es cierto que algunos coches aumentan su rendimiento, pero son pocos. La verdad es que en general no vale la pena el recargo por combustible que supone para las pocas ventajas que supone. Por otra parte, es necesario tener en cuenta los días y lugares más baratos para poner gasolina.

Cómo ahorrar con nuestro coche: la Conducción Eficiente

  • Aire acondicionado. Con respecto a la discusión de lo que es mejor para el consumo, si te mueves con las ventanas abiertas o con el aire acondicionado, está claro que a partir de 50 km/h es mucho mejor utilizar los sistemas de ventilación interior, ya sea el aire acondicionado o los ventiladors, ya que con las ventanas abiertas podemos gastar en promedio un 10% más de combustible por la resistencia al avance que provocan.
  • Velocidad. A partir de los 100 km/h de velocidad el consumo de combustible aumenta considerablemente. Por ejemplo, en una distancia de 300 kilómetros por autopista la diferencia de tiempo dependiendo si pulsas el acelerador más o menos (dentro de los límites) puede estar en unos 20 minutos, en cambio el consumo de combustible se puede disparar hasta un 40% más. Por lo tanto, si queremos hacer un viaje largo es mejor mantener bajas velocidades, perder unos minutos, pero ahorrar unos litros de combustible.

El seguro de coche

El seguro de automóvil es un gasto obligatorio e inevitable, pero con un buen asesoramiento puedes ahorrar bastante. Nuestro consejo es que si llevas mucho tiempo con tu compañía, llámalos un mes antes de la renovación y negocia con ellos una mejora del precio. Si no has tenido ningún incidente en el último año, es fácil que consigas una mejora. Si quieres cambiar de compañía o contratar un nuevo seguro, te recomendamos que, como primera aproximación, utilices los buscadores online de seguros.

Ya ves que ahorrar con nuestro coche no es tan complicado. Simplemente debes ser constante y prestar atención a los detalles que te hemos indicado.

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario