Asesor fiscal y laboral

Suspensión de pagos

Suspension-de-pagos
La suspensión de pagos es la situación de bancarrota en la que un comerciante o una empresa no puede pagar todas las deudas que tiene con sus acreedores debido a la falta de líquidez o efectivo. Es un procedimiento por el que se pretende llegar a un acuerdo entre el deudor y los acreedores sobre cómo se pagará la deuda, bajo supervisión judicial.

La suspensión de pagos es la situación de bancarrota en la que un comerciante o una empresa no puede pagar todas las deudas que tiene con sus acreedores debido a la falta de líquidez o efectivo. Es un procedimiento por el que se pretende llegar a un acuerdo entre el deudor y los acreedores sobre cómo se pagará la deuda, bajo supervisión judicial. La diferencia con la quiebra es que en este caso el deudor tiene suficientes activos para hacer frente a sus deudas, pero sus activos no son lo suficientemente líquidos. Por ejemplo, usted puede tener propiedades o activos fijos que valen más que sus deudas, pero no puede pagar estas deudas por el momento. Este es el motivo por el que se dice que la suspensión de pagos es una situación concursal temporal, mientras que la quiebra es una situación insuperable.

[dt_gap height=”10″ /]

SeparadorLogoHF

La Suspensión de Pagos

[dt_gap height=”10″ /]

Diferencia entre la Suspensión de Pagos y la Quiebra

[dt_gap height=”10″ /]

Suspension-de-pagosTradicionalmente se define como el simple retraso en el pago por la falta temporal de liquidez. Aunque plantea un grave problema, presupone que en el futuro se podrá pagar porque de lo contrario, si se prevé que en el futuro no se puede satisfacer la deuda, estaríamos hablando de quiebra. Básicamente la suspensión de pagos se produce cuando en una actividad rentable, hay falta de dinero o liquidez; por ejemplo, el retraso del pago de los deudores, el haber realizado una reparación extraordinaria y haber pagado en efectivo, etc.. De estos criterios tradicionales ha surgido uno más abstracto, pero eficiente desde el punto de vista legal. La diferencia entre una quiebra y una suspensión de pagos se encuentra en la capacidad para seguir planteando las obligaciones comerciales de una manera normal. A modo de ejemplo, una fábrica tiene un valor mucho más alto que todos los pasivos, pero si la única forma de pagar las deudas es vendiendo las máquinas y el espacio, como consecuencia, al pagar, la empresa debe ser disuelta. En este ejemplo, nos encontramos en un caso de quiebra. Otro ejemplo de quiebra sería llegar a lidiar con los pagos a través de créditos que no se pueden pagar. Se esconde una situación de bancarrota con un falso aspecto de liquidez realizando un pago de las obligaciones, siendo en realidad la solvencia de la empresa inviable.

[dt_gap height=”10″ /]

Soluciones a la suspensión de pagos

[dt_gap height=”10″ /]

Después de un procedimiento judicial que puede ser diferente según el reglamento específico de cada país, la suspensión de pagos tiene dos formas de solucionarse:

  • Liquidación de los bienes de la empresa: sería la más drástica, y generalmente está buscando que la sociedad pueda continuar para que funcione.
  • Acuerdos con los acreedores en lo que se denomina quita de la deuda o retraso de la deuda. Su finalidad es reducir los créditos que se deben o retrasar la expiración de la misma. Muchas veces se llega a este tipo de acuerdos, porque los acreedores prefieren recuperar parte del dinero que ofrecieron que tener que esperar un procedimiento de liquidación de la empresa que puede llegar a demorarse mucho en el tiempo.
[dt_gap height=”10″ /]