Muchas veces nos encontramos en la necesidad de tener dinero urgente para afrontar ciertos gastos personales extraordinarios: reparar el coche, reformar laa casa, realizar un viaje, planificar una boda…. Y cuando buscamos por internet la manera de conseguir dinero rápido y sin que nos pongan muchas condiciones nos encontramos multitud de webs con títulos espectaculares que anuncian CRÉDITOS RÁPIDOS o PRÉSTAMOS EXPRESS.  En este artículo no queremos criticar o defender este tipo de créditos, pero sí que queremos ofrecerte toda la información que necesitas para tomar una decisión inteligente tomando en consideración todos los aspectos posibles.

SeparadorLogoHF

Créditos rápidos

creditos rapidosReembolso por adelantado: lo primero que tienes que saber es que, en este tipo de crédito rápido, en cualquier momento puedes pagar el importe total del préstamo y cancelarlo. Pero tienes que estar atento, porque el contrato puede incluir una compensación por la entidad financiera. Eso sí: dicha compensación no podrá exceder del 1,5% o 3% del capital.

Recomendaciones para pedir un préstamo rápido

  • En el caso de que necesites dinero con urgencia, lo primero que debes hacer es consultar todos los productos en el mercado para encontrar el que mejor se adecue a tus necesidades.
  • No te fijes en la publicidad. Es habitual que encuentres anuncios muy llamativos de préstamos rápidos en pocos minutos y con cantidades que, lo más probable, superan lo que necesitas. Fija el presupuesto que requieres, no lo superes y ajusta la cuota resultante en tus gastos mensuales para ver si puedes lidiar con ella antes de pedir el crédito.
  • Exige siempre una oferta vinculante por escrito a la entidad financiera que te ofrece el crédito con el fin de leerlo. Es muy importante que conserves este documento antes de firmar el contrato.
  • Lee muy bien los términos y las condiciones del contrato antes de firmarlo y comprueba que es igual a la oferta vinculante que antes habías solicitado. Por supuesto, comprueba que no haya ninguna cláusula abusiva o de usura.
  • Siempre es una garantía contratar el crédito con aquellas instituciones financieras que están adheridas a una Junta Arbitral de Consumo. Pregunta a la entidad antes de firmar.
  • En caso de conflictos, tendrás que pedir las hojas de reclamación en el lugar donde firmaste el préstamo. Si no llegas a un acuerdo con la entidad financiera, puedes procesar la reclamación a través de una Asociación de Consumidores o en la Oficina Pública de Información al Consumidor más cercana a nuestra vivienda.

 

Ventajas y desventajas de un crédito rápido

Un Crédito rápido es un tipo de préstamo personal que se le facilita a un consumidor en un período muy breve de tiempo para atender determinadas necesidades económicas no realizadas normalmente. No tiene por qué vincularse necesariamente a la compra de un producto. Puede usarse para cubrir el gasto de un servicio, un capricho, una urgencia… Aunque hay muchas ofertas en el mercado, las cantidades suelen estar en el abanico de los 600 € a los 6.000 €.

Ventajas

  • Son de rápida tramitación. Contarás con el dinero en un corto período de tiempo, generalmente de 24 a 48 horas después de la aceptación por parte de la entidad.
  • Requiere  poca documentación, normalmente basta con una nómina, un recibo domiciliado y el DNI o NIF.
  • No hace falta justificar el motivo de solicitud del préstamo rápido.
  • Suelen ofrecer condiciones favorables en cuanto a los plazos de reembolso.

Desventajas

  • Los intereses de la mayoría de los préstamos rápidos que se conceden son muy altos (la tasa porcentual anual puede superar el 20%).
  • Precisamente por la naturaleza de emergencia o urgencia que se suele requerir a la hora de solictar este tipo de préstamo, antes de firmar el crédito no se dispone de toda la información necesaria.

SeparadorLogoHF

Condiciones generales de los préstamos rápidos

Ten presente que estos tipos de créditos son ofrecidos por entidades bancarias e instituciones financieras, por lo que se encuentran bajo la supervisión del Banco de España. A diferencia de un préstamo personal convencional, los créditos rápidos se caracterizan por disponer de trámites más sencillos que no exigen una explicación  del motivo de la solicitud. Como contrapartida, el interés que se aplica es bastante alto. En ocasiones, incluso, superando lo que le Código Mercantil estipula como usura.

PUBLICIDAD

Recuerda que la publicidad es, desde el punto de vista legal, vinculante. Esto significa que el contenido emitido por cualquier medio publicitario obliga al cumplimiento de todo cuanto se dice. Además, en el caso específico de los créditos express, la publicidad debe incluir:

  • Los datos de la empresa emisora del crédito, con el número de registro otorgado por el Banco de España.
  • La cantidad del préstamo ofrecido (mínimo y máximo) y los gastos que conlleva su concesión.
  • La tasa de interés aplicable y la tasa anual equivalente (TAE).
  • Las condiciones para obtener el préstamo.
  • El período de tiempo en el que te entregarán el dinero y el tiempo en el que lo tendrás que devolver.

LA OFERTA VINCULANTE

Si lo solicitas, las empresas que ofrecen estos tipos de créditos tiene la obligación de proporcionarte un documento anterior a la firma del contrato que debe incluir los términos y las condiciones del crédito. Asegúrate de que tanto tus datos como los de la empresa financiera consten en dicho documento. La oferta vinculante tiene una validez mínima de 10 días laborables, aunque se puede ampliar si lo pides.

CONTRATACIÓN

Se puede solicitar uno de estos créditos con una sola llamada telefónica o un correo electrónico, pero la firma del contrato suele requerir desplazarse a una oficina, aunque también se dan los casos de que la empresa financiera te envía la documentación a casa para que se la reenvíes una vez rellenada.

Ya sea que vas a firmar el contrato del préstamo a una oficina o lo recibes en casa, debes encontrar siempre visible la siguiente información:

  • Todas las tasas que se van a aplicar.
  • Los procedimientos de queja o disconformidad por si llegara el caso.

Todo contrato que firmes debes hacerlo por duplicado y debe contener, al menos:

  • Los datos de la empresa financiera con el número de registro del Banco de España.
  • Tus datos como consumidor.
  • El importe total del crédito.
  • El interés aplicable al préstamo y los gastos derivados.
  • La cuota mensual a pagar.
  • La forma de pago.
  • El número de cuotas o pagos mensuales.
  • La tasa anual equivalente.
  • La información sobre la necesidad de suscribir un seguro de amortización del crédito.
  • La información, en su caso, sobre el derecho de revocación o suspensión del contrato que tienes si este ha sido firmado fuera de un establecimiento mercantil (por ejemplo, si se ha producido por la visita de un comercial a nuestra casa).

Como recomendación final, y en base a todo lo que hemos expuesto, plantéate siempre, antes de acudir a la solución de los créditos rápidos, si te compensa pagar el interés (a veces excesivo) que conlleva la contratación de este tipo de préstamo antes que ahorrar el capital necesario para afrontar aquel gasto que va a cubrir el crédito. En muchas ocasiones, la urgencia manda; pero en otras, solo es cuestión de paciencia.