Empresa

Como crear un plan de acción estratégico para tu negocio

plan estrategico para tu negocio

A la hora de emprender un negocio o crear una empresa, hay que valerse de diversas herramientas que garanticen su éxito. Entre dichas estrategias destaca el plan de acción, que constituye el primer paso para que una empresa inicie su trayectoria con buen pie.

Un plan de acción se define como la planeación que se hace para definir lo que quieres conseguir con tu negocio. Pero más importante aún qué vas hacer para conseguirlo y sobre todo como. Para ello se fijan objetivos y se establecen estrategias. Sin olvidar incluir los plazos y recursos disponibles.

Los especialistas consideran al plan de acción como uno de los motores de cualquier empresa. Pues este viene a ser un esquema que permite la organización donde definirás las acciones que ejecutarás. Así como también cómo, cuándo y quienes las realizarán.

Y aunque puedas pensar que éste es difícil de elaborar, nada más alejado de la realidad. Pues conociendo los principios básicos del mismo, realizarlo resulta muy sencillo. Continúa leyendo el presente post para que aprendas a hacerlo. Pero antes conozcamos diferentes aspectos del plan de acción.

Importancia del plan de acción

Como ya te mencionamos un plan de acción resulta esencial para cualquier empresa o negocio. Esto se debe a que constituye una forma fácil de establecer los objetivos del mismo. Así como también de solucionar cualquier problema que se presente. Aunado a eso un plan de negocio te permite:

– Saber qué hacer para dirigir tu negocio

– Mantener un norte para conseguir tus objetivos

– Saber cómo actuar ante un imprevisto

– Mantener tus labores organizadas y ejecutarlas de acuerdo a los plazos establecidos

 Ventajas de desarrollar un plan de acción

Al iniciar con un plan de acción bien elaborado y establecido, sin lugar a duda te será más fácil conseguir el éxito. Ya que este te ofrece muchas ventajas, he aquí algunas de ellas:

  • Será más factible que logres los objetivos que te plantees: Esto gracias a las acciones específicas que te permitirán ejecutarlos en el plazo de tiempo que te estableciste.
  • Ahorrarás tiempo: Al tener tus objetivos y estrategias bien definidas, no perderás tiempo probando acciones en mecanismos que no te llevarán a ningún lado. Por el contrario, todo lo que hagas tú y tu equipo será para alcanzar lo que ya te propusiste.
  • Economizarás dinero: Gracias a que estableciste claramente las acciones que tomarás para cumplir tus objetivos, podrás planificar también tu presupuesto. Este estará ajustado a dichas acciones, lo que sin duda se traduce en un gran ahorro.
  • Presencia en el mercado: Un plan de acción bien elaborado, donde se incluyan estrategias de marketing te permitirá tener una mayor presencia en el mercado. Los que sin duda se traducirá en tu empresa tendrá un impacto constante llevándote así al éxito anhelado.
  • Reduce tus niveles de estrés: Al tener todo por escrito y saber exactamente qué vas hacer, así cómo y cuándo; te permitirá estar más relajado. Lo que te llevará a trabajar de manera más confiada, segura y hasta creativa.

Características de un plan de acción

Aunque no tiene un tamaño o formato preestablecido, debes saber que por lo general este documento es muy conciso. Aunque sin dejar de ser informativo. Y además puede contener datos de manera textual y/o con gráficos.

De hecho, lo puedes hacer en forma de mapa conceptual o en hojas de cálculo. Es decir que la presentación dependerá de tu creatividad o como te convenga desglosar la información. Claro esta debe contener el objetivo, las metas y plazos. Si quieres puedes precisar prioridad y recursos.

Otra característica, es que puede ser modificado a medida que se va desarrollando. Esto permite que se corrijan errores que no fueron apreciados en primera instancia. A la vez que facilita gestionar de manera más precisa los avances empresariales.

Analiza y visualiza antes de planificar

Para elaborar un plan de acción que resulte efectivo y viable hay que seguir una serie de pasos. Pero primero debes analizar en qué punto está tu negocio y a partir de qué situación vas a partir. Si tu empresa está avanzada debes incluir en el análisis, qué te ha funcionado hasta ahora y qué no

Este análisis también debe incluir una medición del mercado en el que se desarrollará tu negocio. Así como también de lo que es tu tiempo, las ganancias que quieres obtener y del tiempo del que dispones.

Con el análisis hecho debes proceder con un paso clave: visualizar. Se hace   definiendo dos importantes objetivos como son a donde quieres llegar y qué quieres conseguir. En esta fase debes ser sensato y honesto contigo mismo. Finalmente puedes comenzar a planificar, es decir crear tu plan de acción.

Ahora, ¿cómo puedes elaborar tu plan de acción?

En este post te vamos a ofrecer 7 pasos para que elabores un plan de acción efectivo y sobre todo viable. De esta manera estarás garantizando la funcionabilidad y el éxito de tu negocio.

Identifica claramente tu idea

Esta estrategia te permitirá tener en claro de qué se tratará tu negocio. La puedes completar con una lluvia de ideas para obtener datos importantes. Dicha lluvia puede tener fundamentos en el estudio que has hecho del mercado y de la competencia.

 Este paso generalmente se consolida con una buena dosis de creatividad que permite el afloro de ideas que no tenías previstas. Escribe todas las que surjan, sin importar que suenen alocadas. Ya después es posible que las enlaces con la idea principal y así surgirá una súper idea.

Específica la meta que quieres conseguir

Establecer tu meta será primordial para seguir dándole curso a tu plan de negocio. En este punto debes especificar qué quieres lograr, tanto en el ámbito financiero como empresarial.

La importancia de la meta radica en que una vez la tengas clara, ya sabrás hacia donde te dirigirás. Además, que en función de ella elaborarás tus objetivos. Es decir, tu meta se convertirá en tu norte y gracias a ello trabajarás con un rumbo definido y sin perder tiempo.

Define tus objetivos

Los objetivos son esenciales para conseguir tu meta. De tal manera que tienes que definirlo muy bien y hacerlos viables. Lo más recomendable es que estos sean Específicos, Medibles, Alcanzables, Realistas y limitados en el Tiempo. Lo que en el mundo empresarial se conoce como SMART.

Una buena idea es que dividas tus objetivos por prioridad. Coloca en primer lugar aquellos que te tienes que ejecutar para alcanzar paso a paso lo que quieres. También puedes establecerte objetivos más pequeños, es decir que no requieran de tanto tiempo o presupuesto.

Esta última medida permite que una vez vayas alcanzando los pequeños objetivos sientas que avanzas en tu proyecto. Así ganarás positivismo y definitivamente te irás orientando hacia un buen rumbo.

 

Detalla tus estrategias 

Las estrategias son todas aquellas acciones que tendrás que poner en práctica para lograr cada uno de tus objetivos. En el plan de acción estas deben estar bien detalladas para que sean más fáciles de llevar a cabo

Puntualiza tus recursos

Definir con qué recursos cuentas es una parte esencial de cualquier plan de acción. Este campo incluye no solo los recursos financieros sino también al personal humano con que cuentas y los muebles e inmuebles.

Al establecer claramente tus recursos sabrás cuál es tu presupuesto para tu idea de negocio y para alcanzar tus objetivos. También en qué lugar desarrollarás tu idea y con quién o quiénes cuentas.

Lo mejor que puedes hacer para desarrollar este punto es anotar todo lo que tienes y todo lo que necesitas. Así sabrás con objetividad con que tienes y que es lo que debes conseguir.

Organiza tu plan de acción

Ya con tu meta, objetivos y recursos definidos es hora que ordenes todos en una plantilla. El diseño de esta dependerá de tus necesidades. Una recomendación es que inicies colocando la meta, luego los objetivos ordenados por preferencia y los pequeños objetivos (si los tienes).

No te olvides de los recursos, anota cada detalle en este punto, pero ten presente que puedes modificarlo. Así aquello que por una u otra razón no te funcione puedes cambiarlo. También debes incluir los plazos que te has establecido para cumplir cada objetivo.

Ejecuta y evalúa los resultados

Con los pasos mencionados anteriormente ya listos solo te queda ejecutar tu plan de acción y luego procede a evaluar los resultados. Esta evaluación la puedes hacer a través de un cronograma establecido de acuerdo a tu visualización.

De acuerdo al último punto puedes hacer la evaluación según los objetivos, para comprobar si estos se están cumpliendo. O también por medio de un cronograma, es decir cada cierto tiempo.

Generalmente cuando se hace por tiempo, la evaluación puede ser trimestral o anual. Se hace cada tres meses cuando divides tus acciones por los días del mes y anual cuando la divides por semanas. Y cada una de ellas tiene sus ventajas.

Es importante que tengas en cuenta que puedes elaborar tu plan de acción con ambas visiones de evaluación. Esto se traduce en que puedes hacer una evaluación cada tres meses y luego hacer una anual. De hecho, esta estrategia es muy recomendable para saber con precisión cómo has avanzado.