Inversión

Derivados y futuros financieros: características y mercados

derivados y futuros financieros
Las personas que se dedican a adquirir o traspasar diferentes acciones en una rama determinada pueden hacerlo de muchas formas. Tienen diversas opciones dentro del mercado financiero, ya que este es muy amplio. Entre ellos pueden realizar la operación de manera inmediata si se acuerda de esta manera.

Existe otro modo en el cual el procedimiento es más lento, pero ambas partes tratan de ganar. Si estás interesado en saber de qué se trata y cómo funciona te sugerimos leer este artículo. Te informáremos sobre estos tipos de mercados, es decir acerca de los derivados y futuros financieros: Características y mercados.

¿Qué son los derivados y futuros financieros?

Los futuros financieros son documentos jurídicos en el que las partes, comprador y vendedor, establecen un convenio. En este contrato se establece principalmente una fecha futura para concretar la operación económica. Igualmente, fijan un costo previamente acordado que estará sujeto a lo que demande el mercado en la proximidad.

En esta clase de transacciones financieras hay términos específicos con el fin de identificar cada una de las partes. Por ejemplo, el vendedor presenta una posición conocida como en corto y es el responsable de comercializar el activo. Mientras que, el comprador del convenio asume el rol de largo. Es así como ambos esperan obtener ganancias con el contrato.

Los futuros financieros emplean otra figura llamada derivados financieros. Esto porque siempre se utilizará el costo que estará sujeto a un subyacente. Lo que quiere decir que el precio será fijado por ese subyacente y no por el activo en sí mismo. Los implicados aguardan para que esas acciones en concreto suban o bajen.

Tipos de derivados financieros

Los derivados financieros no solo son de futuros, pues hay otros que también son relevantes. Esto constituye otra particularidad en esta clase de negocios. Uno de ellos son los forwards, en donde las partes establecen el aporte de un activo financiero. Este traspaso se debe hacer en un día establecido. También pueden otorgar bienes físicos, acordados en mercados no oficiales.

Es por ello que los futuros financieros guardan una relación con los de forwards. Sin embargo, estos se diferencian en que comercian en mercados oficiales u organizados. También están los derivados de opciones en donde el comprador tiene el deber de cancelar cierta cantidad de capital. El dinero no se regresa independientemente de cómo se mueva el mercado.

Una cuarta alternativa son los del tipo swaps. Pero para este en concreto en el convenio se fija traspasar ciertas cantidades de dinero. Este dependerá de la clase de interés, uno variable y otro fijo. Otros derivados son por contratos de diferencia o de acuerdo al tipo de involucrado. El más popular de estos son los derivados de futuros financieros.

Compromisos de las partes en futuros financieros

Cuando se acuerda este contrato, tanto el vendedor como comprador tienen compromisos legales. El primero está en el deber de proveer el activo subyacente de acuerdo a la fecha fijada y el costo establecido. El segundo también posee obligaciones, en este caso tendrá que adquirir dicho activo subyacente en los mismos términos que el anterior.

El objetivo de los implicados siempre será jugar con los movimientos de las acciones subyacentes. Esto para tener el lucro del valor del activo, dependiendo de cómo se mueva en el mercado en este lapso. Para este propósito principalmente los empresarios y ciudadanos comunes recurren a los derivados y los futuros financieros.

Utilizar estos convenios a largo plazo o en futuro dará diferentes mejorías para cualquiera de los involucrados. Ya que deben estar pendientes de operar según el alza o la baja, siempre de las acciones. Al momento de hacer el contrato, los dos tienen que estar conscientes que cualquiera puede resultar perdedores de dinero.

Características de los futuros financieros

Los contratos de este tipo tienen diversas cualidades que lo distinguen en el mercado. Antes de aventurarte a hacer un convenio es mejor saber sobre derivados y futuros financieros: Características y mercados. Una particularidad es que las partes tienen la obligación de realizar un depósito como una forma de garantía.

El fin de ello es demostrar el cumplimiento del contrato e impedir los errores en el lapso que dure la operación. Otra característica es que el precio de dichos futuros financieros cambia conforme incrementa o disminuye el costo del activo subyacente. Igualmente, en los estatutos del convenio debe aparecer el tipo de acción, la fecha de vencimiento y el costo nominal.

Además, tienen como cualidad que se mercantilizan a través de mercados establecidos como organizados. También se suelen recurrir a los oficiales o bolsas de valores y otros tipos que te detalláremos más adelante. Adicionalmente, el convenio se termina en la fecha de vencimiento acordada. Pero si se necesita más tiempo, se puede utilizar un roll over.

Acerca de las operaciones

Estas clases de convenios tienen ciertos rasgos que se observan mientras pasa el lapso de la operación. Por lo general, la mayoría de las veces no se concede el activo cuando culmina el contrato. Ya que habitualmente se efectúan antes del cierre o después de este, en este último empleando el roll over. Para prolongar la fecha es necesario que los dos estén de acuerdo.

En cuanto a la garantía a desembolsar al principio de la transacción esta puede variar. Algunos acuerdan cancelar entre el 10% al 15%, lo que constituye una gran ventaja de estas figuras económicas. Pero este porcentaje estará sujeto a lo que solicite el vendedor, por lo que no se entrega el valor completo.

El total del precio deberá pagarse siempre en días posteriores. Asimismo, para ejecutar los futuros financieros usualmente se emplean inversiones pequeñas al principio. Lo cual es muy diferente a los otros tipos de derivados. En estos también influye el desarrollo de los activos, que obedece a las condiciones en que se desenvuelvan las bolsas.

Antecedentes

El uso de los derivados y también de los futuros financieros no son métodos nuevos. Aunque tienes que tener en cuenta que en la actualidad su empleo se ha incrementado. Esto debido al valor que poseen en los plazos siguientes y todo lo que implica las inversiones que se ejecutan. Muchos aconsejan estas figuras para las personas que saben cómo analizar el mercado.

En total estos contratos se han utilizado desde hace décadas, cambiando de nombre de acuerdo al momento histórico. Los convenios se han transformados, ya que ahora puedes recurrir a mercados bien organizados. Al principio las partes tenían otros intereses, como recuperar las inversiones perdidas en un negocio. Pero ahora la idea es ganar intereses económicos.

En estas operaciones no todo es positivo, debido a que –como se ha dicho– están presentes los reveses. Ante esto, tanto el vendedor como el comprador tendrán cuidado al momento de hacer la inversión. Deben leer las condiciones detalladamente y la manera en cómo funcionará. Aunque esto último siempre es fácil y sencillo.

Mercados reconocidos

A nivel mundial operan varios mercados de futuros financieros. Algunos tienen un grado de importancia elevado, mientras que otros no tanto. En Estados Unidos los más reconocidos y los que tienen mayor preponderancia son CBOE, COMEX, CBOT, Futuros CME y NYMEX. Los inversionistas prefieren dichas industrias debido a la seguridad con que trabajan.

En Europa también es posible encontrar derivados y futuros financieros: Características y mercados. Existe uno que es el de más reconocimiento, se trata del Mercado Oficial de Opciones y Futuros Financieros de España. Conocido por sus siglas como MEFF, funciona específicamente en dicho país y tiene unos estatutos que lo distingue.

Como te hemos dicho, están los mercados organizados que se emplean para comercializar los derivados futuros. Son controlados por el MEFF, también se encuentran diversos mercados no organizados por si deseas esta opción. Son conocidos como over the counter o por su abreviatura como OTC. Si te decides por ellos, ten cuidado en el modo que manejan las transacciones.

Finalidad de la transacción

Cuando se efectúan estas operaciones el vendedor o comprador busca una finalidad en específico. Por un lado, están las transacciones con propósito de cobertura donde se emplea el futuro como una ventaja. Debido a que se ejecuta el contrato para disminuir los diversos peligros que representan los movimientos del mercado.

Los menos comunes son los de arbitraje, que son aquellos en el cual se busca ganar, sin riesgo, algún bien. Se recurre para ello a operaciones en dos o más mercados. En la actualidad la finalidad más común es la de especulación. En este tipo, la inversión representa un factor determinante para obtener las ganancias. Por eso, es importante el mercado y el análisis de su desarrollo.

¿Qué se puede comprar?

Puedes adquirir o invertir en cualquier activo que pueda ser subyacente. En otras palabras, en el cual puedas obtener ganancias en el lapso que dure el contrato. El más común es la compra y venta de acciones, bien sea de una empresa o de algún bien.

Hay más alternativas que puedes evaluar, entre ellas la compra de materias primas, índices, terrenos o deudas. En cualquiera de los casos es mejor que evalúes previamente las condiciones. Tienes muchas opciones para que comiences con tu inversión en derivados y futuros financieros.

 

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario