Seguros

Seguros para particulares ¿Conoces cuáles son?

seguros para particulares

Los seguros para particulares son herramientas de resguardo y seguridad ante cualquier eventualidad que podamos padecer. No solo físicamente sino de nuestro bienes materiales. Algunas son pólizas públicas y otras privadas.

En el caso de los seguros privados estos se componen de una sociedad de seguros y es con ellos donde normalmente contratamos las pólizas. Son voluntarias pero muy útiles a la hora de necesitarlas.

Este tipo de pólizas garantizan un respaldo económico para solventar estos problemas no previsto o contemplados. Existen diferentes tipos de pólizas de seguro para particulares contra desastres, muerte, catástrofes, pérdidas, preventivos, entre otros.

Son muy útiles y toda la familia debe contar con ellos. En el siguiente post mencionaremos cuales son estas opciones de seguros que podemos solicitar. Conoceremos sus costos promedios y las características principales de cada uno.

Tipos de Seguros particulares

En el sector de los seguros para particulares hay diferentes tipos y clasificaciones. Algunos son muy conocidos y otros no tanto por lo que tener una visión amplia de estos productos es de suma importancia.

Saber cuál es el indicado en función a nuestra actividad podría garantizarnos una mayor protección. Conozcamos cuales son y cómo se clasifica:

Seguros personales

Los seguros personales son aquellos que cubren económicamente cualquier evento fatídico contra la vida del asegurado. También abarca la salud y la integridad de la persona.

Por lo general se activan ante alguna enfermedad, accidente o muerte. El montante de la póliza varía en función a la aseguradora y el plan adquirido. Se clasifica en:

  • Seguro de vida: cubre monetariamente accidentes que tiene como resultado el cobro de una vida. Según las cláusulas estas deben ser de forma natural, por supervivencia o por incapacidad.
    • Supervivencia: se indemniza a la persona cuando esta llega a un estado en donde ya no es económicamente activo como plan de jubilación. PPA o rentas vitalicias.
    • Muerte: se indemniza a los familiares previamente registrados en la póliza en caso que el asegurado muera. Esta recibirán el dinero de su seguro.
    • Incapacidad: cuando el asegurado sufre un accidente que lo deja incapacitado para seguir ejerciendo labores remuneradas.
    • Mixtos: se pueden combinar las pólizas de vida y se compone de muerte o por supervivencia. Puede variar de acuerdo a la entidad y sus cláusulas.
  • Seguro contra accidentes: cuando el asegurado sufre algún accidente que le cobra la vida, lo deja en estado de incapacidad o sufre algunas consecuencias graves no mortales. En este caso el seguro cubre estas situaciones si las cláusulas no indican algunas especificaciones
  • Seguro por enfermedad: se activa esta póliza cuando el asegurado padece alguna enfermedad y debe asistir a centros de salud. Todos los gastos serán cubiertos hasta llegar al montante máximo del seguro. En ese sentido es importante tener una cobertura amplia.
  • Seguro asistencia sanitaria: se activa por parte del asegurador en el momento que el asegurado lo requiere y se trata de un servicio de atención sanitaria enmarcado en las cláusulas del contrato.
  • Seguro funerarios: este proceso de activa cuando la persona fallece y se le realizan los actos velatorios. Esta póliza devuelve el dinero gastado en el servicio a los familiares correspondientes.

Seguros materiales

Los seguros materiales son muy utilizados por las personas que buscan resguardar sus bienes. Esta póliza se activa cuando nuestros objetos de valor, incluyendo los animales, sufren algún daño.

Varían en función al tipo de suceso registrado y cada una cubre importes diferentes. En ese sentido debemos conocer cuáles son y cómo utilizarlas: Conozcamos como se clasifica este tipo de seguro:

  • Seguro contra incendio: cuando ocurre algún evento en donde el fuego consume todo el espacio, este tipo de póliza se activa. También funciona si recibimos algún daño en caso de intentar salvar los objetos en el incendio.
  • Seguro por robo: es una póliza muy simple de explicar porque se activa cuando nuestros objetos son robados. También funciona cuando existen destrozos ocasionados como consecuencia de lo sucedido.
  • Seguro de transporte: abarca a los productos que son trasladados de un lugar a otro en caso de sufrir algún inconveniente. Esto incluye a los medios de transporte y el contenido.
  • Seguro de automóvil: esta póliza es muy variada y por eso cubre diferentes importes y sucesos. Sin embargo, en términos generales, puede cubrir choques, daños, robo, accidentes, pérdida de piezas, entre otros.
  • Seguro agrícola: este tipo de seguro es especial para personas que se dedican al negocio del cultivo. Abarca riesgos o pérdidas de terreno, cosechas, explotaciones agrícolas, ganadería y forestales.

Seguros patrimoniales

Los seguros patrimoniales cubren los intereses patrimoniales del asegurado. Esto cuando se ven en riesgo de daños, pérdidas u otro particular. Estos se clasifican en:

  • Seguro responsabilidad civil: es un seguro obligatorio e importante porque cubre daños a terceros ocasionados por el asegurado o en propiedad del mismo. Se trata de actos involuntarios en donde un tercero sale herido y se clasifican en:
    • Familiar: esta póliza incluye a todo familiar que conviva directamente con el asegurado. Se activa cuando alguno de ellos es lastimado o dañado dentro de la propiedad o por el mismo asegurado.
    • Profesional: se compone de los daños que se pueden originar tras el ejercicio natural de nuestra profesión. Es decir, si durante nuestra actividad económica diaria dañamos a otra persona nuestro seguro corre con los gastos.
    • Seguro de productos: cubre los riesgos que puedan generar a terceros por la fabricación, venta y distribución de productos comercializados. También aplica para empresas, emprendedores y autónomos.
    • Seguro patronal: indemniza económicamente a las personas que están a cargo de una persona. Esto, sí ocurre dentro del horario y sitio de trabajo establecido por la empresa.
    • Seguro de crédito: cubre las deudas de los deudores del asegurado
    • Seguro de caución: cubre el pago obligatorio que tiene en su poder el asegurado en caso de incumplimiento.
    • Seguro pérdida de beneficios: esta póliza es capaz de cubrir a empresarios que se vean perjudicados con pérdidas económicas a causa de accidentes o siniestro.
  • Seguro defensa jurídico: este seguro es muy importante porque cubre los gastos administrativos legales en los que pueda incurrir el asegurado. Varía de acuerdo a lo estipulado en el contrato y lo que indique la ley.
  • Seguro a todo riesgo: este tipo de seguro cubre una serie de accidentes y riesgos generales que puedan sufrir la vivienda o la oficina. Su principal característica es que responde perfectamente ante cualquier evento natural o desastre que implique una pérdida total o daños a los bienes.

Otros tipos de seguros particulares

Los seguros particulares se caracterizan por cubrir los riesgos y daños que puedan padecer personas y familiares. A diferencia de los empresarios que solo cubre daños o riesgos de empleados y la empresa.

Cuando hablamos de seguros individuales nos referimos a que la póliza solo cubre una cabeza. Para que esta pueda abarcar a más personas debe existir un vínculo familiar muy directo entre las partes. En el caso de pólizas colectivas, el grupo familiar se ve plenamente protegido.

Este tipo de póliza se destaca porque cubre a varias personas que están sujetas a padecer el mismo riesgo a pesar que solo lo contrató una persona. El detalle es que debe existir un vínculo directo entre las partes y el asegurado. En este tipo de póliza entran:

  • accidentes
  • De vida
  • Enfermedades
  • Automóviles
  • Responsabilidad civil

Cuando hablamos de seguros públicos nos referimos a los que emite el Estado quien en este caso sería el asegurador. Estos pueden tener un costo menor pero no cubren tanto como los privados.

Otros seguros que podemos contratar

Dentro de la rama de seguros existen algunas pólizas no muy conocidas pero que son importantes a considerar. Conozcamos de qué se tratan y si nos funcionan:

  • Seguros combinados: este tipo de seguro combina una serie de pólizas que se unen para cubrir diferentes tipos de accidentes o riesgos. Es decir, puede cubrir desastres naturales, incendios, muertes y una variedad de casos en un solo contrato.
  • Seguros temporales: cubren al asegurado y sus bienes durante un determinado tiempo.
  • Seguro prima temporal: se basa en el tipo de pago que se hará en funciona a un periodo determinado.
  • Seguro prima vitalicia: en este tipo de seguro los pagos van en función al tiempo de vida que tenga el asegurado.
  • Seguro prima única: el pago de la prima del seguro se hará por una sola vez
  • Seguro prima periódica: el pago de la prima se realizará todo lo que dure la póliza
  • Seguros terrestres: cubre todos los objetos que estén sobre superficie terrestre
  • Seguros marítimos: cubre todos los objetos que se ubiquen sobre la superficie marítima
  • Seguros aéreos: cubre todos los objetos que estén en el aire

Hay una gran variedad de seguros particulares que conocemos y otros que no. Cada uno es importante tenerlo en el momento ideal y no esperar a necesitarlo para lamentarnos.

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario