Ahorro

Cómo ahorrar para tu primer piso (y salir de casa de tus padres)

como ahorrar para tu primer piso
Vivir por tu cuenta es una gozada. Pagar para vivir por tu cuenta, no tanto. Alquilar tu primer piso es un gran paso hacia la madurez, pero si no sabes cómo ahorrar para conseguir poder alquilar un piso, puedes terminar vaciando tu cuenta bancaria y provocándote muchos quebraderos de cabeza.

Si estás decidido para dar el salto hacia tu primer alquiler, aquí están todos los factores a tener en cuenta para que estés preparado económicamente cuando busques piso.

¿Cuánto te puedes permitir?

Es muy probable que tu alquiler sea el gasto más grande que tengas al mes. Pero no puedes gastar más de lo que ganas al mes…

Una buena regla de oro es que el alquiler no debería superar un cuarto o tercio de tu salario. Por ejemplo, si ganas 1000€ al mes, deberías buscar pisos de entre 250€ y 350€. Si encontrases un buen sitio por incluso menos, ¡perfecto! Pero intentar conseguir un piso que exceda el umbral de precio podría ponerte en un aprieto.

Los arrendadores en potencia querrán verificar que tienes suficiente dinero para permitirte el alquiler, por lo que seguramente te exigirán que aportes recibos o copias de la nómina como prueba de ingresos.

Las agencias inmobiliarias quizás busquen inquilinos con buena calificación crediticia. Una buena calificación crediticia muestra un historial con facturas pagadas a tiempo y que no tengan una carga de endeudamiento alta.

Incumplir con alguno de tus anteriores préstamos, tener pendientes facturas de tu teléfono móvil o acumular deudas en las tarjetas de crédito podrían cerrarte las puertas al alquiler. El propietario del apartamento necesita ver que podrás hacer frente a las responsabilidades financieras de alquilar una vivienda por tu cuenta.

Si tus ingresos no son lo bastante altos o tu línea de crédito no es para echar cohetes, eso no significa que sea imposible alquilar un piso.

Algunos arrendadores te permitirán tener un aval a la hora de firmar el contrato de alquiler. Este aval sería alguien, como uno de tus padres, que no viviría en el piso, pero sería capaz de cumplir con los pagos en caso de que tú no pudieras.

Por otro lado, el propietario puede pedirte un depósito de seguridad más grande o que pagues un mes de alquiler adicional por adelantado.

Los gastos por anticipado de alquilar un piso

Encontrar un piso que puedas permitirte es solo un paso hacia tu nuevo hogar. Además, necesitarás ahorrar una importante suma de dinero de antemano. Asegúrate de que tienes en cuenta estos gastos al buscar una vivienda:

Cuota de inscripción

Es una cantidad de dinero que los administradores de propiedades te cobran por procesar la solicitud de alquiler. Suele oscilar entre los 25€ o 50€, pero podría ser más dependiendo de dónde vivas.

Esta tarifa generalmente no es reembolsable, lo que significa que no la recuperarás si decides no vivir allí o si te niegan la solicitud de alquiler.

Depósito de garantía

Este es el dinero que el propietario mantiene en reserva en caso de que no pagues el alquiler o dejes el apartamento en condiciones insatisfactorias al final del contrato de arrendamiento.

El depósito de garantía puede ser de unos 100 o 200 euros, o el equivalente a un mes de alquiler. Normalmente, si el piso está en buenas condiciones al final del contrato de arrendamiento, este depósito se te devolverá.

Si el propietario tuviera que reparar algún daño significativo antes de entrar a vivir, podrías obtener un reembolso parcial o ninguno.

Primer mes de alquiler (y posiblemente el último mes de alquiler)

Tendrás que pagar el primer mes de alquiler por adelantado cuando te mudes. Algunos propietarios también podrían pedirte el dinero para cubrir el alquiler del último mes.

Si tu fecha de mudanza no es a principios de mes, es posible que la mensualidad se prorratee ese primer mes, lo que significa que solo tendrás que pagar la parte proporcional de ese mes.

Depósito por mascotas

Si tu peludo amigo se va a vivir contigo a tu nuevo piso, es posible que te pidan un pago adicional por adelantado. Algunos propietarios te lo cargarán en la mensualidad del alquiler, mientras que otros te harán pagar un depósito que podrás recuperar al final del contrato, siempre y cuando tu mascota no haya causado desperfectos.

Cómo calcular el precio de mudarte

Las mudanzas pueden llegar a ser un auténtico dolor de cabeza, y no solo hablando en términos de empacar tus pertenencias o el trabajo físico de trasladar cajas y muebles pesados.

La mudanza viene con su propio conjunto de gastos que deben tenerse en cuenta junto con el precio de alquilar un nuevo apartamento.

Los costes de una mudanza varían ampliamente dependiendo de tu situación. Por ejemplo, es posible que desees contratar una empresa de mudanzas profesional si tu nueva vivienda se encuentra en un tercer piso sin ascensor.

Cuando te preguntes si puedes permitirte mudarte, ten en cuenta los siguientes gastos:

  • Cajas y equipos de mudanza: si no tienes cajas o no puedes pedirlas prestadas, puedes comprarlas en lugares como Leroy Merlin o Brico Depot. También venden extras como cinta de embalaje y material acolchado.
  • Camión de mudanza: una mudanza local con un camión pequeño puede costarte de 20€ a 40€ más el kilometraje y las tarifas.
  • Profesionales de las mudanzas: puedes pagar a un equipo de profesionales de las mudanzas unos 25€ la hora para que te ayuden con el traslado.

Siéntete como en casa a buen precio

Si vas a mudarte por primera vez, probablemente no tendrás muchos muebles. ¡Eso te ahorrará costes en la mudanza!, pero también significa que te enfrentas al gasto de vestir tu nuevo hogar.

Si te mueres por tener un piso como los que salen en el programa “¿Quién vive ahí?, respira hondo y tómatelo con calma. Ya tienes bastante con los gastos que se te vienen encima.

Primero, céntrate en los gastos de la mudanza, como papel higiénico, productos de limpieza, una cortina de baño, además de pizza y cerveza. Luego, dirige tu atención a las necesidades básicas como una cama, ollas, sartenes y tal vez una mesa y sillas para comer. Obtendrás el resto de lo que necesitas a lo largo del tiempo, según lo permita tu presupuesto.

Es posible que puedas adquirir muebles gratis (o súper baratos) de amigos, familiares, en Ikea o por Wallapop.

Presupuesto de gastos para vivir

Tu cuota de alquiler no será tu único gasto mensual cuando te mudes. Si no estás familiarizado con las responsabilidades de pagar las facturas del hogar, te esperan muchas sorpresas a las que habituarte. Estas son las más comunes:

  • Electricidad
  • Gas
  • Agua
  • Internet
  • Seguro de alquiler
  • Aparcamiento
  • Netflix…

El coste mensual de tus gastos mensuales para vivir variará, pero deberías planificar un presupuesto aproximado de al menos 200€ o 300€ en general. Pregunta a tu casero si alguno de estos gastos se incluye en el alquiler. Por ejemplo, algunos contratos de alquiler incluyen luz, agua o gas en la mensualidad.

Cuando se trata de servicios públicos de primera necesidad como el agua y la electricidad, algunos proveedores pueden pedirte que pongas una cantidad en depósito antes de que se activen los servicios. Por lo general, ese dinero es reembolsable.

También es esperable pagar una tarifa de instalación para configurar servicios como Internet. Ese gasto generalmente no es reembolsable.

Si optas por otros extras, como espacio de almacenamiento en un trastero o uso de muebles y electrodomésticos incluidos en el piso, pagarás más al mes.

Además del depósito por mascotas que mencionamos anteriormente, algunos propietarios pueden cobrarte hasta 50€ o 100€ adicionales al mes por mascota.

Cuando crees tu hoja de cálculo de presupuestos, no olvides incluir una partida para un fondo de emergencia. Es bueno ahorrar dinero para este fondo cada mes, porque las facturas no van a dejar de llegar si pierdes tu trabajo o no puedes trabajar temporalmente debido a una enfermedad o lesión. Los expertos financieros recomiendan tener entre tres y seis meses de gastos de manutención cubiertos en un fondo de emergencia.

Si no hay manera de ahorrar con tu presupuesto, tendrás que evaluar los ingresos y los gastos. También necesitarás aumentar tus ingresos o reducir tus gastos.

6 consejos para ahorrar dinero en un piso de alquiler

Todos los gastos relacionados con el alquiler de un piso pueden hacer que te entren ganas de tirar la toalla y renunciar a la idea de independizarte. ¡Pero no te desanimes! La dulce libertad de tener tu propio espacio vale la pena.

Mientras te preparas a nivel económico para dar el gran paso, te ofrecemos algunos consejos para ahorrar dinero que te pueden interesar:

  1. Busca ofertas especiales de alquiler. Algunas inmobiliarias ofrecen promociones especiales, como alquiler gratuito el primer mes.
  2. Ten en cuenta todas las comodidades del edificio y el barrio al elegir piso. Pongamos que una opción de piso es de 400€ al mes e incluye acceso a un gimnasio en el edificio y además se encuentra a poca distancia del trabajo y de un supermercado. Otro piso cuesta 300€, pero requiere que tengas vehículo porque tu trabajo queda lejísimos y no hay ni una tienda de ultramarinos cerca. Es posible que el apartamento más caro sea una mejor oferta cuando se mira en perspectiva.
  3. Habla con antelación con el propietario si crees que tendrás algún problema, como poca calificación crediticia, que podría echar para atrás tu solicitud de vivienda. Es posible que le caigas en gracia. Y si no, te confirmará que tu solicitud será denegada antes de que pierdas dinero con la cuota de inscripción.
  4. Alquila el piso con un compañero. Puedes ahorrar de manera significativa si divides los gastos con un compañero (o varios). Solo asegúrate de debatir con antelación quién es responsable de qué y establecer reglas básicas de convivencia para mantener la paz.
  5. Examina el piso minuciosamente antes de mudarte. Avisa a tu casero de todos los daños u otros desperfectos que encuentres en la propiedad antes de trasladarte. Aunque es posible que esto no te ayude a ahorrar en el precio del alquiler, es probable que recuperes todo el depósito de garantía cuando te vayas si se demuestra que esos rasguños en la tarima flotante ya estaban ahí antes de que tú llegases.
  6. Averigua si puedes optar a las ayudas públicas si sus ingresos no pueden cubrir el coste medio de la vivienda. Existe un plan de vivienda 2018-2021 aprobado por el gobierno que incluye ayudas para el alquiler durante ese periodo. Las ayudas se reparten por Comunidades Autónomas y son las Administraciones de cada una de ellas las que tienen competencias en asuntos de vivienda.