Hipotecas

¿Cómo negociar una hipoteca con el banco?

negociar hipoteca con banco
La responsabilidad de llevar una hipoteca es tan grande como el tamaño de la casa. Por eso por nada del mundo podemos dejar en un segundo plano el pago de esta. Sin embargo, existen algunos detalles que podemos evaluar antes de firmar un contrato. Una de ellas es saber cómo negociar una hipoteca con el banco y que podemos ganar.

A veces se dice fácil que podemos pagar la hipoteca, pero el entorno y contexto mundial nos pone en el camino grandes dificultades. Si es tu caso y actualmente lo vives es posible solicitar una nueva negociación de la hipoteca con el banco.

Para ello hay una serie de pasos y recomendaciones que debemos conocer antes de solicitarla. Es fundamental saber que todo en esta vida se puede negociar, incluso algo que ya está bajo contrato.

Las personas y entidades bancarias lo único que buscan es beneficiarse mutuamente y para ello deben mejorar los procedimientos. Al banco le interesa que paguemos y no caigamos un estado de default. Por eso implementan métodos muy interesantes para solventar el problema.

Negociemos con el banco antes de firmar

Cuando comenzamos a hipotecar la vivienda o adquirir un plan de financiación por un inmueble, es el momento exacto para crear el escenario de negociación. Todo es mejor antes de firmar, es lo que dicen los expertos y la lógica.

A pesar de que muchos apuestan por un mercado hipotecario estable y con altos rendimientos en los próximos años, es necesario tener un respaldo. Incluso las opciones van creciendo debido a que el mercado toma mayor solidez y flexibilidad.

Cuando tengamos la mejor opción en nuestras manos es cuando el comienza el proceso de negociación. Para ello hay que seguir una serie de pasos o recomendaciones que creemos oportunas para tener éxito en la negociación. Es un compendio de grandes negociadores y entidades bancarias que ofrecen un servicio óptimo y de calidad.

  • Conocer todo lo que ofrece el banco en materia de hipotecas es clave para negociar con base. Por eso hay que solicitar el FIPRE que contiene información especial y detallada de lo que hay que tener en cuenta a la hora de solicitar una hipoteca. Por otra parte, está el FIPER en donde encontraremos las clausuras mejoradas en función al FIPRE.
  • Contemplar una comisión de apertura la cual se compone del pago que el cliente hace para iniciar los trámites formales con el banco. Como el cliente debe pagar todo lo que gire alrededor del préstamo o crédito hipotecario se presenta como innecesario acudir a esta comisión. Sin embargo, se trata de gasto principal que se puede negociar con mayor facilidad.

Negociemos con el banco después de firmar

Luego de firmar creemos que todo está perdido y el banco nos quitará la casa sin darnos oportunidad. Pero esto se puede mejorar gracias a las opciones que ofrecen las entidades de poder negociar la hipoteca con ellos. Pero para optar por este método es necesario ser un buen cliente y para ello hay que generar opciones favorables al banco.

  • Apliquemos una novación de hipoteca que se basan en la apertura de negociar el contrato hipotecario con el banco. Con ella se pueden realizar cambios en los préstamos, el plazo, interés o titularidad.
  • También podemos aplicar una subrogación de hipoteca que permite al cliente cambiar de banco la hipoteca. Para esto el banco es quien tendrá la última palabra de aprobación. Con esto podemos actualizar a nuestro prestamista y mejorar las condiciones de pago.
  • Otra opción son los periodos de carencia que sirven para hacer pagos mensuales distintos a los estipulados. Es decir, se abre una ventana que reduce las cuotas a solo el pago de interés, por ejemplo.
  • Por último, podemos recurrir a la dación en pagos en donde el cliente ofrece al banco la vivienda como forma de pago total. Esto ocurre en última instancia al ver imposible pagar toda la deuda.

Estos consejos forman parte de lo que las entidades bancarias aplican a sus clientes. Son las más aceptadas y con las cuales podríamos trabajar mejor. Sin embargo, encontramos una serie de pasos que podemos evaluar como mecanismo de negociación con la entidad

Pasos esenciales para negociar una hipoteca con el banco

  1. Acudir al banco es lo primero que hay que hacer si vemos que el escenario toma un sentido poco favorable al nuestro. El proceso financiero no puede esperar, un día más es incrementar el riesgo y reducir las posibilidades.
  2. Quizás el primer paso es ejecutado por el banco viendo tu situación económica y el contexto país hará que la entidad dará el primer paso. En países como España en donde los bancos tienen una comunicación constante con su cliente, saben bien de donde proviene el dinero. Si este no es de su trabajo original es porque algo ocurre.
  3. Al momento de negociar lo que deben buscar ambas partes es solventar el problema económico que posees. Este es el mayor interés del banco porque quiere que se le pague su dinero. Empecemos por buscar asesoría financiera del grupo bancario quien es el profesional que nos dirá que es mejor hacer
  4. El banco cuenta con muchas opciones para ofrecer, en caso de no entender bien de qué se trata pregunta nuevamente. Sin embargo, estas son las posibles opciones más comunes que ofrecen para mejorar el problema:
    1. Alargamiento del tiempo de pago de la hipoteca
    2. Solo pagar intereses del préstamo en el proceso de alargamiento
    3. Aplicar un proceso moratorio de tres años para el pago de la hipoteca
  5. Solicitar una Quita, es un proceso en donde se salda la deuda momentáneamente hasta iniciar el proceso más adelante. Para ello se debe hacer un pago el cual sirve de crédito para iniciar este proceso. No tiene que ser mayor a la deuda ni mucho menos, solo debe representar una cantidad acordada.
  6. La última opción es la más complicada y surge cuando el banco hace cálculos y nota que el cliente no podrá pagar al largo plazo. Esto se traduce en una entrega de la vivienda por parte del usuario.

Consejos para negociar una hipoteca con el banco

Además de lo antes expuesto contamos con una serie de opciones que podemos hacer para mejorar la negociaron con el banco. Se trata de una serie de actividades que nos harán ver como un cliente responsable y atento con los pagos. Para ello podemos empezar con:

  • Es fundamental contar con un respaldo sólido que nos permita tener una negociación más favorable y el banco puede ser más flexible. Nuestro perfil de riesgo será evaluado con mucha facilidad por el banco por eso debemos tener todos nuestros espacios cubiertos y al día.
  • Podemos mejorar el perfil de una manera drástica pero con alto riesgo y es a través de una operación de garantías llamada avalista. Se trata de un aval sólido y robusto que le indique al banco que estamos muy bien respaldados. El problema viene porque este avalista es quien dará la cara ante nosotros en caso de algún inconveniente.
  • Estar vinculado a programas y planes crediticios extras y diferentes a la hipoteca son de gran ayuda. Sin embargo, esto exige al solicitante contar con mayor aval para pagar esos planes de vinculación.

Estos simples consejos nos pueden llevar a tener una negociación de la hipoteca con mayor facilidad. Sin embargo, no podemos desestimar ninguna ayuda y muchos menos si viene de profesionales. Estas se pueden complementar para mejorar nuestro perfil y así ampliar las posibilidades de generar un buen resultado.

Nuestra actitud debe estar preparada para la negociación

Has escuchado que todo se basa en la actitud. Bueno, en esta negociación este aspecto debe estar muy bien preparado para ganar el proceso. Para ello preparamos una buena lista de opciones para mejorar nuestra actitud ante la negociación:

  • Lo primero es tener claro lo que vamos a negociar. Con esto estaremos muy seguros en cada argumento que demos y cada opción que se plantee.
  • Debemos revisar en que se basó nuestro contrato. Leerlo muy bien y determinar cualquier detalle a favor o en contra.
  • Tener objetivos claros y precisos antes de la negociación.
  • Hay métodos para evitar un no rotundo en la negociación y se basan en la forma en que llegamos, saludamos, nos sentamos, hablamos y entendemos.
  • Busquemos al responsable de la hipoteca y evitemos hablar con alguien más. Debe haber una comunicación directa y fluida para que los resultados sean más satisfactorios.
  • Si llegamos con propuestas inmediatas y rápidas podemos ver si el banco tiene intención de negociar o no. Con esto evitamos perder tiempo y esfuerzo.
  • La actitud positiva, amable, atenta, con ganas de solventar y no de buscar culpables puede ayudarnos a llegar  a un punto de encuentro. No caigamos en dispuestas o conflictos que solo causan retraso.
  • El regateo es una buena alternativa y no hay que temer en aplicarlo. Hay que ser firmes en esta propuesta de rebajas para lograr el objetivo. No mostremos debilidad ni una conducta sumisa.