Inversión

Siete tendencias en la gestión de inversiones

tendencias para gestionar inversiones hf

Si observamos cómo ha evolucionado la industria financiera, podemos aventurar  y anticipar hacia dónde se dirigirá en los próximos años. Podemos destacar siete tendencias clave, poniendo el acento en dos en particular, Big Data y Smart Beta, que consideramos especialmente impactantes.

Mientas que Smart Beta es una interrupción, el Big Data es la gran oportunidad para una gestión activa.

La gestión de inversiones se está desarrollando en tres ramas distintas: indexación, Smart Beta/investigación y Alfa Pura.

Cada una de estas tres ramas ofrecerá dos estilos de productos: Centrado en el retorno y centrado en la sostenibilidad.

1. Activo a Pasivo

El cambio más o menos uno a uno de fondos activos a fondos pasivos o índices es el elefante de la administración de inversiones en la sala.

Ciertamente son malas noticias para los gerentes activos. Por supuesto, es difícil llamarlo noticia en estos días. Es un fenómeno que ha estado ocurriendo durante al menos 10 años.

Y no es difícil ver por qué. El informe contra la gestión activa es extenso y está respaldado por una gran cantidad de datos. Si bien las finanzas conductuales y la volatilidad excesiva, por ejemplo, muestran que la administración activa puede tener un desempeño superior, el desempeño superior tiende a ser de corta duración.

Los gerentes activos pueden identificar las ineficiencias informativas que el mercado aún no comprende y negociar con ellas. Pero las ineficiencias informativas son fuentes de retorno estrechas y transitorias: funcionan hasta que el mercado las resuelve y luego dejan de funcionar.

Por lo tanto, para que los gerentes activos tengan un rendimiento superior durante un período prolongado, tienen que seguir encontrando ineficiencias informativas. De lo contrario, volverán a la media, que después de que se calculen los gastos y las tarifas, significa efectivamente por debajo de ella.

Esperamos que el gerente activo promedio tenga un desempeño inferior.

2. Mayor competencia entre los gerentes activos

Esta es otra ronda de malas noticias para los gerentes activos; el aumento de la competencia significa que hay menos ineficiencias ocultas en el mercado y apenas se descubren antes de agotarse.

A medida que más personas comprenden estas ineficiencias del mercado y las intercambian, desaparecen.

Los académicos descubren las ineficiencias del mercado, las publican y el mercado las elimina de la existencia.

De hecho las firmas cuantitativas del lado de la venta envían correos electrónicos regulares y, básicamente, todos tienen acceso relativamente fácil a lo que los académicos están identificando.

3. Cambios en los entornos de mercado

El comercio de alta frecuencia y desarrollos de mercado similares no son del todo una catástrofe para los inversores minoristas o la industria de inversiones más grande.

Estos entornos cambiantes son noticias mixtas para una gestión activa.

En el lado bueno, a medida que la inversión se mueve de activo a índice es probable que la otra parte del comercio sea un fondo de índice. Eso significa que los inversores activos competirán principalmente contra índices no informados.

El desafío, entonces, es para los inversionistas institucionales, aquellos que ocupan grandes posiciones y pueden tener preocupaciones iniciales y otras preocupaciones.

Siempre hay alguien del otro lado que trata de hacer lo mejor que puede en relación con nosotros.

4. Big Data

La revolución de los datos, estimulada por Internet, ha cerrado la brecha de información en la inversión. Ahora cualquier persona con una conexión a Internet puede acceder a todos los datos que solían ser competencia de los inversores profesionales.

Al mismo tiempo, estos desarrollos han puesto a disposición innumerables nuevas variedades y volúmenes de información procesable. Las definiciones de Big Data varían pero tiende a ser más alto en volumen y más alto en frecuencia y revela rastros digitales del comportamiento humano. Los datos grandes toman una variedad de formas (texto, datos de búsqueda, redes sociales, imágenes y videos, entre ellos) y pueden brindar a los inversionistas información sobre las ineficiencias del mercado que generan alfa o los posibles indicadores principales que los llevan más allá del sentimiento del consumidor.

Esta explosión de datos disponibles, junto con el desarrollo analítico del aprendizaje automático es la mayor oportunidad nueva para una administración activa en muchos años.

5. Smart Beta

Pero junto a las posibilidades potenciales que pueden tener los grandes datos para la gestión de inversiones y la inversión activa es la fuerza disruptiva de la versión Smart Beta.

Estos son productos activos con algunos de los beneficios de los productos indexados. No es una innovación de inversión, es una innovación de producto.

Estas estrategias son transparentes y los esfuerzos basados ​​en reglas para superar el mercado. Pequeña capitalización, impulso, valor, crecimiento: estos son factores que anteriormente eran una forma de inversión activa, pero que ahora se han sistematizado y se han indexado efectivamente.

Ninguna de estas son ideas nuevas. Hemos tomado componentes exitosos de la gestión activa y los estamos vendiendo a bajo precio.

¿Qué fracción de los rendimientos activos son Smart Beta?  En promedio, los factores explican el 35% de los rendimientos activos.

Si estás entregando devoluciones Smart Beta, no deberías cobrar tarifas activas.

Pero ¿qué pasa con el alfa puro? ¿Todavía hay una oportunidad?

Los inversores necesitan todos los beneficios que puedan obtener, ya sean fondos de la universidad o fondos de pensiones. Quieren los retornos de la indexación. Quieren los retornos de la Smart Beta. Quieren los beneficios que pueden obtener de alfa puro. El alfa puro solo se puede obtener de los administradores activos. Este tiene que ser un enfoque clave para que la administración activa siga avanzando.

6. Invertir más allá de las devoluciones

La inversión y la sostenibilidad en materia ambiental, social y de gobierno han generado un enorme interés en Europa y un interés creciente en los Estados Unidos y Asia.

Se puede definir esta tendencia como «Invertir más allá de los retornos”.  No se trata estrictamente de riesgos y retornos, sino de otra cosa. Se conecta con el concepto de función de utilidad.

Es posible que todos queramos portafolios que reflejen nuestra utilidad particular y puede ser más difícil armar un producto de talla única.

Los administradores de inversiones pueden ofrecer ESG con más certeza que los retornos activos.

Hay un conjunto de inversiones de ESG que son bastante sencillas y satisfacen un número razonable de necesidades de los inversores. Sin tabaco, petróleo, defensa militar: no se necesita mucha sofisticación para entregar una cartera que no tenga esas acciones.

Donde puede complicarse es con los puntajes ESG, que a menudo son reportados por la compañía y pueden reflejar las políticas de la compañía en lugar de la práctica real.

Aquí es donde se superponen ESG y Big Data. Podemos medir el desempeño de la empresa. Puede ser un poco desordenado. Los inversores que buscan un ESG más sutil, sin ser simplemente excluyentes. Esa podría ser una oportunidad para una gestión activa.

También hay una oportunidad para la personalización masiva. Los criterios de ESG pueden ser subjetivos, dependiendo del inversionista particular. Es posible que quieran poner más énfasis en los temas de justicia social, en lugar de los ambientales, o viceversa.

Si tales métodos conducen a rendimientos más altos es casi irrelevante.

7. Compresión de tarifa

Dados todos estos vientos en contra, las tarifas han bajado, incluso dentro de las categorías de productos.

Y un área en la que se puede esperar que haya más caídas es en el ingreso fijo activo, donde las tarifas tienen que caer aún más.

El futuro

La gestión activa está evolucionando hacia una Smart Beta basada en primas de riesgo, que, como la indexación, proporciona exposiciones lo más baratas y confiables posibles, y la inversión alfa pura basada en ineficiencias informativas.

Estas ineficiencias son raras, limitadas en capacidad y valiosas y el Big Data podría ser capaz de descubrirlas. Los inversores siempre pueden encontrar formas en que los mercados no reflejen los datos subyacentes.

Dicho esto, el Big Data no es una panacea para los desafíos que enfrenta la administración activa.

No es un truco, pero no es una garantía de éxito para siempre jamás.