Ahorro

4 planes financieros que puedes probar si no sabes cómo empezar a ahorrar

planes financieros hf
Es una faena llegar a final de mes y preguntarse en qué se ha ido todo el dinero. Pero peor es hacerse esta misma pregunta cuando aún falta una semana para volver a cobrar la nómina. Si revisas todos tus tickets de compra y facturas, quizás te sorprenda lo que gastas en comida, ropa o actividades para tus hijos. Un plan financiero te puede ayudar. Los presupuestos están diseñados para mantenerte al tanto del dinero que entra y del dinero que sale.

Pero no solo hay una manera de presupuestar de manera sencilla. Los estilos de planificación financiera varían considerablemente. Lo que funcione para ti dependerá de tus objetivos y de cómo prefieres realizar el seguimiento de tus finanzas.

Así que vamos a desglosar algunos métodos populares de planificación presupuestaria o financiera, y podrás elegir el que mejor se adapte a ti.

Plan nº1: el método 50/30/20

¿Alguna vez te has preguntado cuánto deberías gastar en necesidades básicas en vez de en cosas que quieres? ¿Te ha preguntado qué parte de tu nómina debe destinarse a mejorar tu futuro financiero? El presupuesto 50/30/20 puede interesarte.

Cómo ahorrar con el método 50/30/20

Divide tu dinero para que el 50% de sus ingresos se destine a cubrir lo esencial, el 30% a comprar lo que quieras y el 20% a cumplir con objetivos financieros.

Digamos que tu salario neto es de 3.000€ al mes. Eso se desglosaría en 1.500€ para lo esencial, 900€ para lo que desees y 600€ para objetivos financieros.

Algunas de las necesidades en las que gastaría los 1.500€ serían:

  • Alquiler/hipoteca
  • Seguros
  • Facturas de servicios públicos (luz, agua, gas…)
  • Internet
  • Factura del teléfono móvil
  • Pagos de las tarjetas de crédito
  • Letras de préstamos
  • Comida
  • Gasolina

Los 900€ se gastarían en actividades de ocio como:

  • Netflix
  • Comer fuera
  • Vacaciones
  • Salir por la noche
  • Ir al cine
  • Ropa
  • Accesorios
  • Maquillaje
  • Revistas
  • Eventos deportivos
  • Conciertos

Eso te deja un margen de 600€ para invertir en:

  • Fondo de emergencia
  • Ahorros a corto plazo
  • Plan de pensiones
  • Pagos extra para tus préstamos

Con el plan 50/30/20 no tienes que calcular cuánto gastarás en categorías individuales. Por ejemplo, no necesita establecer un límite de gasto en comida o un límite en la cantidad que gastas en salir por la noche, siempre que tu gasto se mantenga dentro de los porcentajes establecidos.

Si te gusta la idea del método 50/30/20, pero no puedes atenerte a estos porcentajes exactos, también puedes modificar un poco los números.

Algunos asesores financieros pueden recomendarte que trabajes con un presupuesto de 60/20/20: 60% para lo esencial, ahorras el 20% y puedes gastar otro 20% en lo que quieras.

¿Te conviene el método 50/30/20?

Este método es ideal para las personas que necesitan orientación para equilibrar el ahorro, la inversión y el pago de la deuda.

Si tiendes a gastar demasiado en gastos discrecionales, este presupuesto te mantendrá a raya sin hacerte sentir que debes sacrificar las cosas que deseas.

Después de todo, el 30% es una asignación bastante generosa para gastos de ocio.

Plan nº2: el presupuesto de base cero

El presupuesto de base cero establece un plan para cada euro que ganes, poniéndote al mando de todo ello.

¿Cómo ahorrar con el presupuesto de base cero?

El objetivo es asegurarte de que tus ingresos mensuales menos tus gastos mensuales (incluidas las asignaciones como poner dinero en cuentas de ahorro o de inversión) sea igual a cero. No debe quedar dinero a final del mes, y no gastar más de lo que ingresas.

Para comenzar, analiza el estado de tus cuentas bancarias, cuentas de tarjetas de crédito y recibos de los últimos meses para tener una idea de cuánto gastas en las categorías de presupuesto que se aplican a tu vida.

A continuación, asigna un límite de gasto a cada una de esas categorías. Es posible que debas jugar un poco con los números hasta que la cantidad de dinero que salga sea igual a la cantidad de dinero que ingresas.

Aquí tienes un ejemplo de cómo quedaría tu plan de ahorro:

Ingresos:

  • Nómina 1: 1.500€
  • Nómina 2: 1.500€

Ingresos totales: 3.000€

Gastos:

  • Alquiler/hipoteca: 900€
  • Facturas de servicios públicos: 150€
  • Factura del teléfono móvil: 80€
  • Internet: 70€
  • Letras de préstamos: 150€
  • Tarjetas de crédito: 100€
  • Letra coche: 300€
  • Seguros: 150€
  • Comida: 300€
  • Gasolina: 100€
  • Comer fuera: 150€
  • Ocio: 100€
  • Regalos: 50€
  • Productos de higiene personal: 100€
  • Gimnasio: 50€
  • Netflix: 15€
  • Limpieza: 15€
  • Ropa: 70€
  • Ahorros: 150€

Gastos totales: 3.000€

¿Te conviene el presupuesto de base cero?

El presupuesto de base cero es perfecto para los que desean hacer que cada euro cuente. Te ayudará a convertirte en un proactivo de tus finanzas.

Este plan de financiero puede incluso indicarte dónde se encuentran tus problemas financieros, ya sea porque sencillamente no estás ganando suficiente dinero, o bien porque estás gastando demasiado en una determinada categoría de presupuesto.

Plan nº3: presupuesto básico

A veces, solo tienes que recortar toda la grasa de tu presupuesto y centrarte en lo básico. ¡No es privación, es disciplina!

¿Cómo ahorrar con un presupuesto básico?

Este método de ahorro es bastante gráfico. Con un presupuesto básico solo cubres los gastos que son absolutamente necesarios. Todo lo que queda, se guarda.

Tu presupuesto podría ser algo así:

Ingresos:

  • Nómina 1: 1.500€
  • Nómina 2: 1.500€

Ingresos totales: 3.000€

Gastos:

  • Alquiler/hipoteca: 900€
  • Facturas de servicios públicos: 150€
  • Factura del teléfono móvil: 80€
  • Internet: 70€
  • Letras de préstamos: 150€
  • Tarjetas de crédito: 100€
  • Letra del coche: 300€
  • Seguros: 150€
  • Comida: 300€
  • Gasolina: 100€
  • Ahorros: 700€

Gastos totales: 3.000€

¿Te conviene el plan financiero de presupuesto básico?

El presupuesto básico es útil para los que realmente buscan aumentar sus ahorros, o quizás pagar de manera enérgica las deudas.

El presupuesto básico puede ayudar a cualquiera que necesite un reajuste de gastos. También puede ser útil para aquellos que tratan de administrar su dinero con bajos ingresos o para aquellos que tienen que pagar muchísimos gastos esenciales.

Plan nº4: Solución al 60%

Priorizar lo esencial es inteligente. Pero ¿qué pasa con aquellos gastos que no son vitales pero que consideramos muy importantes para nuestras vidas? La solución al 60% da valor a ese tipo de gastos.

¿Cómo ahorrar con la solución al 60€?

Este plan financiero es similar al método 50/30/20, pero las reglas son un poco diferentes. Con la solución al 60%, estás destinando el 60% de tus ingresos a los gastos con los que estás comprometido. Eso incluye gastos esenciales, pero también los gastos que son más importantes para ti, como las actividades de tu hijo, un entrenador personal, mensualidades a organizaciones profesionales o viajes para visitar a tus seres queridos.

¿Y el otro 40% de tus ingresos? Puedes utilizarlo para ahorrar o usar parte del dinero para gastos discrecionales. Es posible dividir tu 40% en cuatro incrementos de 10%: plan de jubilación, ahorros a largo plazo, ahorros a corto plazo y dinero para gastos.

Aquí tienes un ejemplo de plan financiero con la solución al 60%:

Ingresos:

  • Nómina 1: 1.500€
  • Nómina 2: 1.500€

Ingresos totales: 3.000€

Gastos:

Compromiso de gastos (60%):

  • Alquilar/hipoteca: 775€
  • Facturas de servicios públicos: 120€
  • Factura del teléfono móvil: 80€
  • Internet: 70%
  • Letras de préstamos: 125€
  • Tarjetas de crédito: 50€
  • Seguros: 75€
  • Comida: 250€
  • Gasolina: 75€
  • Entrenador personal: 100€
  • Clases de cocina: 80€

Otros gastos (40%):

  • Plan de pensiones: 300€
  • Ahorros a largo plazo: 300€
  • Ahorros a corto plazo: 300€
  • Dinero para gastos: 300€

Gastos totales: 3.000€

¿Te conviene la solución al 60%?

La solución al 60% es ideal para aquellos que desean priorizar los gastos no esenciales que les interesan. También es bueno para los que desean orientación sobre dónde debería ir su dinero, pero no quieren ser demasiado estrictos con el seguimiento de cada euro.

Plan financiero extra: el sistema de sobres con efectivo

Técnicamente, el sistema de sobres con efectivo no es un plan financiero, sino una manera de sacar adelante un presupuesto. Aun así, merece la pena mencionarlo.

Si alguna vez has tenido problemas para ceñirte a un límite de gasto al hacer la compra, actualizar tu armario o comprar regalos para tus seres queridos, entonces ha llegado la hora de pasarnos al efectivo.

¿Cómo se usa el sistema de sobres con efectivo?

Te comprometes a pagar gastos variables – como comida, ropa, ocio, salir a comer – con efectivo.

Al principio necesitarás determinar cuánto puedes gastar en cada categoría. Usar el presupuesto de base cero en este caso te facilitará las cosas, porque ya conoces tus límites de gasto en todas las categorías.

A continuación, etiquetas los sobres con cada categoría de gasto y los llenas con la cantidad de efectivo asignada.

Un sobre quizás contenga 300€ para comida y otro tal vez tenga 100€ para ocio. Cuando vayas a hacer la compra, te gastas el dinero del sobre destinado a comida. Si te vas al cine, pagarás las entradas con el dinero del sobre para ocio.

Una vez hayas agotado el dinero de un sobre determinado, no podrás gastar más en esa categoría hasta que llegue el momento de rellenar los sobres con efectivo de nuevo.

Es importante señalar que no utilizarás sobres con efectivo para los gastos fijos. Incluso las facturas que tienden a variar – como luz y gas – deberían estar exentas. Puedes automatizar esas facturas mediante pago bancario online o pagarlas como haces normalmente.

Además, tus asignaciones para ahorros deberían ir a cuentas apropiadas, no en sobres de efectivo.

¿Te conviene el sistema de sobres con efectivo?

Este sistema es para aquellos que sobrepasan los límites de gastos presupuestados con sus tarjetas de débito o crédito. Al limitarse a una cantidad finita de efectivo, es (casi) imposible gastar en exceso.

Elegir el mejor plan de ahorro

Ahora que conoces los detalles generales de varios métodos populares de presupuestación, seguro que te imaginas cuál funcionará mejor para tu vida financiera.

Al elegir un plan de ahorro, debes considerar cómo de estricto quieres ser con respecto a tus gastos. ¿Deseas realizar un seguimiento de cada euro o adoptar un enfoque amplio para monitorear a dónde va su dinero?

También debes pensar en sus prioridades financieras. ¿Estás controlando tus finanzas para ahorrar, para hacer un viaje o salir a tomar algo sin dañar tu situación financiera?

Después de elegir un método de presupuesto, piensa en cómo llevarás a cabo ese plan. ¿Lo harás como antiguamente sacando una pluma y un papel para escribirlo todo? Si prefieres tener tu plan de ahorro en tu móvil u ordenador, intenta crear una hoja de cálculo de presupuesto en Excel, utilizando plantillas de presupuesto online gratuitas o administrando tu presupuesto con aplicaciones.

Es posible que necesites un poco de ensayo y error hasta que te acostumbres al presupuesto. Puedes probar un plan de ahorro y después descubrir que no te va bien. ¡Y no pasa nada! Quizás otro te vaya mejor.

No dejes que los errores de presupuesto te afecten.  No desistas y, al final, dominarás todo este asunto de la administración del dinero.